Diferencias entre pterigion y pinguécula

Diferencias entre pterigion y pinguécula, causas y tratamiento

¿Cuáles son las diferencias entre Pterigion y Pinguécula?

El Pterigion es un crecimiento benigno y progresivo de una masa blanquecina en la conjuntiva; la parte blanca y mucosa del ojo. Este crecimiento avanza hacia la córnea, parte transparente y central del ojo, y la invade. La Pinguécula es una variante más pequeña del Pterigion en la que el crecimiento no llega a avanzar sobre la córnea.

La diferencia entre pterigion y pinguécula, por tanto, es que el Pterigion invade la córnea y la Pinguécula no.

Aunque ambas lesiones sean benignas, pueden causar irritación, molestia e incluso alteraciones en la vista cuando aumenta el astigmatismo o cuando se ve afectado el centro corneal.

Causas y síntomas

Aunque exista una predisposición genética, estas alteraciones aumentan con la exposición a rayos UVA, el viento y el polvo que secan la conjuntiva y la irritan.

Los pacientes pueden presentar síntomas visibles como, por ejemplo, un bulto amarillento en el ojo o una telilla que les tapa el borde del iris.

Tratamiento del Pterigion y la Pinguécula

En caso de Pinguécula, se pueden recetar colirios antiinflamatorios. Si es leve, no requiere cirugía aunque se puede optar a ella por estética o si se repite la inflamación.

En cambio, al ser más grande e invadir la córnea el Pterigion suele retirarse mediante una intervención quirúrgica. Antiguamente, un 80% volvían a salir después de una cirugía de resección estándar. Hoy en día, se ha mejorado ese dato con el empleo de autoinjerto conjuntival para cubrir el hueco que deja el Pterigion extraído.

La cirugía para la extirpación del Pterigion es un procedimiento limpio, sencillo y con anestesia local. Es un proceso ambulatorio, lo que significa que después de la intervención, el paciente puede abandonar las instalaciones hospitalarias. Durante la cirugía, se extirpa el tejido patológico y se cubre el defecto residual.

Se ha avanzado mucho en las técnicas quirúrgicas de la operación del Pterigion y de la Pinguécula. Hoy en día, se pueden emplear adhesivos biológicos y, de esta manera, no es necesario el empleo de suturas.

El postoperatorio es muy sencillo, aunque se puede notar rojez hasta pasadas unas semanas.

Consejos de prevención y tratamiento

Para prevenir la aparición del Pterigion, os dejamos unos consejos:

De cara al tratamiento, valora si te provoca molestias habitualmente; incluso si te molesta verlo.  En ese caso, siempre recomendamos acudir al Oftalmólogo. En Consulta, se confirmará el diagnóstico de Pterigion y se ofrecerán los tratamientos más adecuados.

Artículos sobre Oftalmología

Toda la actualidad en Oftalmología de nuestra mano.

Oftalmología, mejores opiniones contra la COVID

Mejoramos nuestras opiniones a pesar de las dificultades de la Pandemia…

Dolor de Ojos por Coronavirus y COVID

Se están describiendo síntomas de COVID por todo el cuerpo. Queremos…

Las mejores compañías confían en IORR

94 662 11 88
Cita online