Diferencia entre miopía e hipermetropía

Más de la mitad de la población española es consciente de que sufre defectos visuales. Problemas como la miopía, el astigmatismo, la hipermetropía son padecidas por más del 70% de la población. De entre ellas, la miopía es la que cuenta con más casos. No se debe confundir con la hipermetropía, que le sigue bien de cerca. Pero ¿en qué se diferencian?.

Miopía vs hipermetropía

Ambas hacen referencia a problemas refractivos en la vista pero existen varias claras diferencias en sus síntomas.

La miopía implica una mala visión lejana. Mientras que los objetos que se encuentran a menos distancia son percibidos con claridad. Debido a la forma del ojo y la curvatura de la córnea la luz converge y se enfoca antes de llegar a la retina; por ello es típico de ojos largos. Esto produce una imagen borrosa y poco nítida.

En cambio la hipermetropía se caracteriza por lo contrario. Las imágenes se forman detrás de la retina, lo que provoca la falta de capacidad para ver objetos cercanos con claridad y posibilidad de percibirlos mejor en la lejanía. Bien es cierto, que con el paso de los años, las personas con hipermetropía tienen a comenzar a perder también visión lejana y encontrar dificultades para enfocar. Este empeoramiento a lo largo de los años se debe a que el cristalino, esa lente flexible intraocular, compensa el defecto visual en la juventud pero pierde su elasticidad y deja de compensar

Ambas pueden corregirse gracias al uso de lentes y lentillas graduadas específicamente para su caso. Además, gracias a los avances médicos, se puede corregir con cirugía. El método más habitual es el láser, con el cual se pueden corregir la mayoría de defectos de miopía, hipermetropía y astigmatismo. Es una técnica que modela la córnea para mejorar el enfoque de las imágenes en la retina. Para aquellos casos que no pueden beneficiarse del láser por exceso de dioptrías, córnea delgada o problemas de sequedad ocular; existen las lentes intraoculares ICL. Estas lentes se implantan en el ojo y corrigen la graduación con una alta calidad; además de ser reversibles y no alterar la córnea.

Vista cansada

Cabe destacar que tanto la miopía como la hipermetropía se acompañan, con la edad, de la presbicia vista cansada. Todo ello hace que en ocasiones sea más difícil ser consciente de cuál es nuestro caso y cuáles son sus síntomas. Gracias a las revisiones con su oftalmólogo de cabecera podrá llevar un control de su salud visual y buscar una solución adecuada a su caso. Nadie mejor que su especialista de confianza para aconsejarle sobre la mejor solución a su caso.

TE ATENDEMOS EN BILBAO Y GETXO

Bilbao
Clínica Indautxu | Gordóniz, 9
(Cómo llegar)

Getxo
Clínica Las Mercedes | Las Mercedes, 23
(Cómo llegar)

CONCERTADOS CON LAS PRINCIPALES ASEGURADORAS

aseguradoras